mitos sobre SEO

Algunos mitos sobre SEO que aún sobreviven en 2017

Estamos en 2017, Internet ya forma parte de nuestra vida cotidiana y hemos entrado de lleno en la llamada era de la información, es decir, nunca en la historia de la humanidad tal cantidad de datos había estado al alcance de tantas personas con tanta facilidad. A pesar de ello, muchos sociólogos, filósofos, antropólogos y pensadores de todo tipo alertan sobre el nivel de calidad de la información que estamos recibiendo.

Para nadie es un secreto que Internet está lleno de rumores sin fundamento, bulos, teorías de conspiración, medias verdades y todo tipo de mitos. Seguro que este tema da para muchas reflexiones y un largo análisis, pero en nuestro caso, solamente os queremos revelar la realidad acerca de varios mitos sobre SEO que siguen presentes en la mente de muchos a día de hoy.

Mi web desaparecerá del ranking si no es responsive

Este mito tiene su origen en el propio blog para Webmasters de Google. En el post del día 3 de marzo de 2015 titulado “Encontrar más resultados de búsqueda optimizados para móviles”, Google anuncia un cambio en su algoritmo para dar prioridad a webs adaptadas a móviles en búsquedas realizadas desde el móvil. Tiene sentido ¿no?, si estás realizando una búsqueda desde un dispositivo móvil, será más probable que encuentres resultados adaptados a tu dispositivo.

Pero para muchos SEO’s y agencias inescrupulosas, este anuncio significa hacer caja a costa del desconocimiento del cliente. De ahí que reinventaran el titular haciéndolo más alarmista: “Si no eres ‘responsive’, desaparecerás de Google”. La realidad es que no tener una web responsive no hará que desaparezcas del ranking de Google, lo correcto es decir que perderás competitividad en la búsqueda móvil y esto podría (o no) afectar a tu tráfico.

Tomando en cuenta la creciente tendencia al uso de los dispositivos móviles, lo más razonable es que nos planteemos cambiar nuestra web a un diseño ‘responsive’ (o cualquier otra variante adaptada a móviles) y cuanto antes mejor, pero este cambio debe ser planificado y razonado. Quien genera una urgencia ficticia en base a una media verdad lo único que desea es obtener un beneficio económico.

Más páginas en mi web me ayudará en el posicionamiento

Nuestro segundo mito sobre SEO proviene de antiguas prácticas y técnicas que están completamente obsoletas a día de hoy. En el pasado era relativamente fácil hacer SEO: crear una página, optimizar las metaetiquetas con alguna keyword específica y modificar parte del texto para incluir esa keyword, era más que suficiente para lograr un buen resultado. Finalmente el esfuerzo se dirigía a crear muchas páginas, en las que no se decía nada nuevo sino que solo se cambiaba la keyword, para intentar posicionar la misma web en la mayor cantidad de términos de búsqueda.

Como casi todos los mitos, este parte de una media verdad ya que ciertamente tener muchas páginas bien optimizadas, con contenido original y relevante y con sentido para el usuario y para los robots dentro de la estructura de la web, nos puede beneficiar en el SEO. El problema viene cuando no completamos la frase y nos quedamos con la sencilla fórmula de “más paginas igual a mejor SEO”. La realidad es que si seguimos este razonamiento caeremos en la tentación de crear muchas páginas de una manera fácil y rápida, lo que suele dar como resultado páginas sin sentido dentro de la estructura, páginas automáticas que no aportan nada al usuario y páginas con gran cantidad de contenido duplicado, todas ellas muy perjudiciales para el SEO. La realidad es que, si seguimos este método, no todas las páginas que publiquemos se indexarán y las que lo hagan no necesariamente llegarán a las primeras posiciones.

Si uso HTTP en vez de HTTPS Google me penalizará

Otro mito del SEO que nace en el propio blog para Webmasters de Google es el famoso cambio del protocolo HTTP por HTTPS. En el post del día 7 de agosto de 2014 titulado “HTTPS como señal del ranking”, Google nos dice que empezará a utilizar el protocolo HTTPS como una señal muy ligera de ranking  afectando a menos del 1% de las búsquedas, aunque en el futuro esperan reforzarlo para impulsar el uso del protocolo seguro.

De aquí podemos extraer varias conclusiones. Al igual que con el diseño responsive, es recomendable el plantearse el cambio al protocolo HTTPS, pero al ser una señal tan ligera es poco probable que tenga un gran impacto en el desempeño SEO en comparación con otros factores como la calidad del contenido. Por otra parte es necesario realizar un análisis de costes vs. beneficios para saber si realmente merece la pena cambiar al protocolo seguro.

En última instancia, lo que os queremos decir es que este no es el factor determinante que os hará triunfar en el SEO y en cuanto a las penalizaciones, Google lo que nos dice es que dará puntos extra a quienes utilicen el protocolo seguro pero esto no significa que quienes no lo hagan serán penalizados y/o expulsados del índice.

Perder posiciones es señal de que hemos sido penalizados

Para cerrar, enlazando con la última frase del punto anterior, parece haber una gran confusión con el término penalización. Hay que aclarar que una penalización se produce cuando Google nos bloquea de aparecer en los resultados temporal o permanentemente, en esos casos se producen bajones muy pronunciados del tráfico, especialmente si la mayoría de nuestro tráfico proviene de esta fuente.

Por ello cuando se dice que algo nos va a penalizar hay que ser muy cuidadosos, Google solo penaliza por prácticas que según sus propias políticas son consideradas tramposas o por cuestiones que planteen riesgos de seguridad para el usuario.

Perder algunas posiciones y visitas porque no hayamos adaptado nuestra web al diseño responsive o porque no utilicemos el protocolo HTTPS no es señal de que Google nos haya penalizado sino de que el algoritmo está haciendo su trabajo. Por el contrario, estrategias de linkbuilding fraudulentas o distribución de software malicioso en nuestra web si son motivos de penalización por parte de Google.

Estos son algunos de los mitos sobre SEO que aún sobreviven. ¿Tenéis algún mito más para agregar a la lista? No olvidéis decírnoslo en los comentarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *