cambios en Facebook

Analizamos los últimos cambios en Facebook en su última versión

Durante este pasado verano, hemos asistido a una actualización más que notoria de una de las redes sociales más importantes a nivel de usuarios y contenidos. Los cambios de Facebook han sido patentes y han supuesto un impacto para el usuario. Sin embargo, aparte del diseño y la interfaz, ¿En qué ha cambiado la experiencia del usuario? Si bien es cierto que en estos casos “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” y que, a menudo, la gente se muestra muy conservadora cuando estos “lavados de cara” acontecen, aquí tienes un análisis de las grandes variaciones que ha traído consigo la nueva versión de Facebook.

 

Estética

Hablar de los cambios en Facebook en su versión de escritorio es hablar de su renovado aspecto. Durante los últimos tiempos su uso se ha disparado en los teléfonos móviles y se ha estancado en los ordenadores. Es por ello que su planteamiento estético y funcionamiento ha querido adherirse a las versiones móviles. Este hecho supone una apariencia mucho más visual dando protagonismo a iconos, botones, contenidos audiovisuales y ciertos mecanismos de acción de la plataforma.

Organización y accesibilidad

Los cambios de Facebook también han supuesto que dicha red social haya dado mucha importancia a cómo el usuario gestione sus contenidos y los distintos productos que utiliza. En ese sentido los accesos directos son una clave principal en el nuevo look de la plataforma. De este modo la usabilidad de la misma es más ágil y directa.

Protagonismo del vídeo

Como avanzábamos antes, la red social por antonomasia de Zuckerberg ha otorgado un gran espacio a remarcar contenidos de imagen y vídeo. En este punto, cabe señalar que han apostado muchísimo porque el usuario no solamente pueda escoger sus contenidos videográficos como si de una televisión se tratara, sino que también invitan a producir al usuario este tipo de documentos. Todo apunta a la sustitución de lo visual con respecto al texto de cara al futuro.

 

Por ello y pese a los primeros (e inevitables) enfados por parte de algunos usuarios, los cambios en Facebook no han sido tan transgresores. Simplemente se trata de un pequeño lavado de cara en torno al diseño de la plataforma, resaltar ciertos contenidos y estructurar todas las funcionalidades que las personas puedan utilizar.